Oráculo de Delfos

939
Oraculo de Delfos

El Oráculo de Delfos era un templo griego dedicado al dios Apolo al que la gente acudía para conocer el futuro. El recinto en el que se encontraba el templo estaba localizado en Grecia, en el monte Parnaso, a 700 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una zona de manantiales y fuentes y ya desde los tiempos de la prehistoria era un lugar en el que se llevaba el culto a las divinidades.

 El Oráculo de Delfos tuvo una gran importancia en la historia griega y llegó a ser el centro religioso de esta civilización. Sus predicciones tenían una gran influencia sobre las decisiones que los dirigentes terminaban tomando. Existe una relación entre las predicciones y los hechos ocurridos, lo que permite suponer que muchas de las cosas que se decían en Delfos terminaban ocurriendo; aunque se desconocen las razones.

 La encargada de aventurar el futuro era la Pitia o Pitonisa. Un personaje que comprometía su vida a su cargo en el santuario, ya que el puesto era vitalicio. En ocasiones, llegaron ha haber hasta tres pitias al mismo tiempo en el templo.

 La celebración de del oráculo ocurría una sola vez, el día 7 (día del nacimiento de Apolo) de cada mes. A él acudían gentes de todas las clases que debían realizar primero un sacrificio y después pagar las tasas para poder ser, por fin, atendidos por la pitonisa.

 El oráculo tenía una enorme influencia sobre la gente que acudía en él, que en muchas ocasiones lo hacían por motivos tan importantes políticamente como fundar una nueva colonia o iniciar una guerra. Por este motivo, los sacerdotes del oráculo tenían un gran poder, como se ha demostrado en numerosos casos a lo largo de la historia helénica. Uno de los más significativos fue el que tuvo lugar durante las Guerras Médicas contra el Imperio Persa. En esa ocasión, el oráculo creyó conveniente la rendición ya que consideraban la derrota como algo inminente. Sin embargo, los atenienses decidieron no creer las predicciones y los sacerdotes se vieron obligados a cambiarlas. Finalmente, se produjo la victoria de Atenas.

 Una de las predicciones más influyentes del oráculo fue la que fue entregada a Bizas, colono griego, al que se le mandó fundar una colonia en la “Tierra de los Ciegos”, predicción de la que surgió la ciudad de Bizancio.