Guillermo II de Alemania

1472
Guillermo II

Guillermo II (1859 – 1941) fue el último de los emperadores alemanes, además del último rey de Prusia. Su gobierno duró treinta años, desde 1888 hasta 1918.

 Guillermo II era hijo de Federico de Prusia y de su mujer, Victoria. Tras el breve reinado de su padre, que dejó el trono vacío tras su muerte, 99 días después de haber sido coronado, Guillermo accedió al trono de Alemania.

 Guillermo II era un gobernante con cualidades políticas pero que en ocasiones sobrestimaba los poderes de su figura. Su política estuvo basado desde el principio en la idea de que Alemania debía convertirse en un imperio hegemónico. Para ello decidió llevar a cabo una política colonial que expandiera los límites del territorio germánico.

Relaciones con Imperio Otomano

 El emperador Guillermo II decidió forjar una amistad con el vecino Imperio Otomano. Dicha amistad se fomentó con dos visitas del emperador a Constantinopla mientras reinaba el sultán Abdülhamid II.

En la primera de las visitas, acaecida en 1889, el kaiser otorgó su ayuda para la renovación del ejército otomano. Los turcos, a cambio, concedieron a Alemania la construcción del ferrocarril hasta Bagdad. La siguiente visita se produjo en nueve años después, en 1898, fecha de la que data la Fuente Alemana que se encuentra en la zona de Sultanahmet en Estambul.

Los últimos años de Guillermo II como emperador se vieron ensombrecidos por la derrota en la I Guerra Mundial de Alemania y por su, cada vez más, escasa capacidad para gobernar debido a una enfermedad mental que comenzó a padecer en 1908. Este hecho hizo que durante la guerra, no fuera capaz ya de tomar decisiones sobre su ejército y cediera el poder de facto a sus generales. El imperio terminó convirtiéndose en una dictadura militar.

Tras su abdicación como emperador, pasó una apacible vida en el exilio en los Países Bajos durante 20 años. Finalmente, en 1941, moría en su residencia a causa de una embolia pulmonar.